martes, 6 de agosto de 2013

FIN DE LA CITA



Dame un teclado y moveré el mundo.

Mi querida A. ha llegado y se ha instalado en la casita de abajo. Un lugar pequeño y coquetamente desaliñado donde no entran los wasaps. Yo, que habito en la de arriba, apenas tengo señal wifi. Presuntamente las dos nos dedicamos a capturar palabras por las mañanas, así que alguien está poniendo a prueba nuestra determinación. O nos quiere demostrar que la naturaleza, si se pone farruca, vence siempre a la tecnología.

Aquí impera la dictadura del cerdo vietnamita sobre una huerta que despunta en el prado donde los conejos de Alicia saltan descarados desafiándote a pillarlos con una red. Afuera el mundo debe saber en qué día vive y sigue interesado por los sucesos, la velocidad al tomar la curva, el fin de la cita de Rajoy.

La gasolina en la hoguera de las vanidades urbanitas.

“Me atrae siempre lo que hay al otro lado”, decía ayer M. en una cena donde el peyote fue el tema estrella.
-El espejo de Alicia, el lado oscuro de Dar Vader, la transformación de Jeckyll en Hyde...
-Yo probaría unos hongos o algo si estuviera en un lugar seguro y con alguien que me pudiera socorrer en caso de desvarío.
-A veces un mal viaje es mortal...

Mi adolescente me confesó ayer, como distraída, que el día que llegó a Inglaterra una señora se cayó redonda en el autobús y se quedó "un poco muerta" delante de sus ojos. “¿Pero hija, cómo no me lo habías contado?”, quise saber. “No sé...se me olvidó. La estuvieron reanimando un rato pero al final se la llevaron toda tapada con una manta. No se le veía ni la punta del pelo”. Sí, decididamente estaba muerta.

Se le había olvidado contarme que vio morir a una señora en directo. Me estremecí. ¿Las hormonas alteran la magnitud de las percepciones?. Debo pensar sobre ello.

O puede que fuera esa ola de calor británica que aquí brilla por su ausencia. O la falta de señal wifi que me altera aunque no impide que cada día consulte afanosa en el móvil la previsión del tiempo no para saber si urgirá el chubasquero, sino para comprobar que casi siempre se equivoca porque esto es un microclima díscolo o porque los dioses del Cantábrico tienen muy parceladas sus zonas de influencia.

Paro ya. Mi reino por una conexión. Debo quemar las naves y bajar a la casita de A. para intercambiar un kilo de wasaps por cuarto y mitad de Internet. Y si la cosa no funciona, tomarnos un café mirando a Pepa Pig, tan amigas.

Ha salido el sol por todo lo alto. Tocaban nubarrones, según Meteosat. Mi pequeño mundo con teclas y sin Wifi es díscolo y lo demuestra. Dame un mapa y confundiré al enemigo. Fin de la cita.